Publicaciones de la categoría: pintura

Casualidad, tormento, éxtasis o realidad científica

Un paseo virtual por la Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina

Anuncios

500 años guardan los secretos de La Capilla Sixtina

La Armonía Estética
Según la RAE procede del griego sensible (*)

El placer estético es la capacidad de valorar la belleza y elegancia del arte:
N. del Autor: Es necesario:
1) Cierta habilidad para organizar el cruce sensorial de cada estímulo 2) Un desarrollo cognitivo sinestésico, necesario para percibir sensaciones 3) Una red neuronal cerebral a través de la que puedan circular y consolidase en la memoria a largo plazo los datos obtenidos de la percepción sensorial 4) Pero sería una pérdida de tiempo y un desperdicio de tejido cerebral si esa información que fluye por las autovias neuronales no fueran capaces de intercambiarla por su sentido metaperceptivo, si se nos permite ese neologismo. Las sensaciones no pierden lo sustancial de la información.

El placer estético es la capacidad de valorar la belleza y elegancia del arte
N. del Autor: Es necesario:
5) En toda sinestésica solo cambia el continente, jamás el contenido:
5.1) Cómo conseguir la percepción de que un gato está triste y azul cuando leemos los el poema de Roberto Carlos para alcanzar dicha sensación 5.2) No es fácil comprender que un estado de ánimo o un sonido puedan verse en colores. Pero resulta más difícil entender que ánimo y sonido combinados adquieran un formato sensorial distinto. Esto es precisamente lo que le sucedía a Mozart, el genial músico, mientras escribía y mezclaba la nota musical Fa, a la que ‘oía’ de color amarillo, mientras trataba expresar en algún punto de la obra un sentimiento determinado.

La Estética es una ciencia cuando explora la teoría que la define, aunque completa sus conclusiones cuando a ese método aporta su segundo rol investigador, un necesario papel de observatorio complementario mucho menos pragmático, que describe a la estética como la Disciplina filosófica del arte, decir, de la armonía de la belleza o la elegancia.

Algunos movimientos socioculturales son reconocidos por su particular estilismo temático, es la estética del modernismo. La armonía y la presencia, agradables a la vista, describen a la belleza en detrimento de una actitud mucho más cómoda.
Lo estético se siente física y moralmente por medio de los sentidos;la sensibilidad estética (del lat. sensibilis) es percibida por el entendimiento racional y puede causar sentimientos de pena o de dolor hasta el punto de que quien lo percibe se deja llevar fácilmente por las emociones

La sensibilidad en la música se relaciona a la séptima nota de la escala diatónica, uno de los 3 géneros del sistema musical: 2 tonos y 1 semitono (RAE)

Inteligencia Práctica: Memoria de Trabajo Visual-Verbal: El Pensamiento Creativo
La chispa del ingenio, y en particular de la picaresca, describen el resultado de manejar eficazmente el modelo analítico de la lógica. La chispa de la genialidad, donde reposa lo esencial de la creatividad espontánea -pilar definitivo de la inteligencia práctica- es el Pensamiento Creativo

Recursos, trampas cognitivas y secretos de la creatividad
del artista para conseguir la percepción sensorial deseada o esconder información íntima, tan profunda para él mismo, que al pasar inadvertida alcanzaría la eternidad: la inmortalidad. Da Vinci es la
diferencia de este rasgo con las Sinestesias.

20120621-160158.jpg

500 años guardan los secretos de La Capilla Sixtina

INTRODUCCION
_____________________

Al llegar a San Pedro en el Vaticano creí que nada del interior me sorprendería tras haber contemplado aquella grandiosidad arquitectónica. Me equivoqué del mismo modo que cuando entré en la Sagrada Familia de Barcelona, en la que debo reconocer que lo que me asaltó fue una sensación de vértigo difícil de explicar. San Pedro es una obra digna de contemplar desde su plaza, pero nada comparable con lo que ‘esconde’.
He de confesar que no sentí vértigo sino paz interior, una paz que va más allá de lo espiritual cristiano y que no alcanzo a transcribir con palabras. Especialmente cuando en un rincón y tras un cristal, necesario que la previene del vandalismo, te acercas a la Pietà de Miguel Angel. Tallada con tal respeto y maestría que a mi hijo Daniel y yo nos hizo romper la agonía cuando brotaron en el rostro algunas lágrimas, respuesta de la belleza en su plenitud, de la sensibilidad que la pulcra escultura transmite y de la sensación de estar viendo más que una escultura, la secuencia misma de aquel momento agónico que vivió María con el cuerpo inerte de su hijo muerto. El dolor de una madre cuando su hijo fallece ante sí de forma cruel y despiadada. En ese momento el espectador de la obra no ve en la Piedad de San Pedro la interpretación religiosa sino el dolor en sí mismo, como tal vez quería el autor.

Aquí empieza un relato-investigación sobre la obra pictórica más maravillosa que yo, en mi escaso conocimiento, he llegado a contemplar.